Seleccione el idioma
Spanish English French German

Residentes de los barrios Galán, Camelia y La Igualdad de las localidades de Puente Aranda y Kennedy aseguran que la inseguridad en la zona se disparó debido a la llegada de habitantes de calle y recicladores que se tomaron el sector ubicado en la Transversal 68 bis con calle 3, donde funciona un punto de reciclaje y lo convirtieron en basurero, centro de expendio y consumo de alucinógenos.

El Concejal Castellanos manifestó su preocupación por el incremento de robos en la zona, y las afectaciones que está teniendo para la comunidad y el comercio, así mismo resaltó la necesidad de que se tomen acciones inmediatas, pues esta situación está desvalorizando las propiedades y afectando la calidad de vida de todos los residentes del sector.

Según el Concejal Castellanos para los habitantes del sector: “Caminar por sus barrios en la mañana o en altas horas de la noche se volvió muy peligroso, a lo que hay que sumar que algunos parques infantiles y zonas verdes de la zona en estos momentos están a merced de los consumidores y distribuidores”.

El robo de celulares, dinero, bicicletas, accesorios de vehículos, cables de telefonía e internet, contadores de agua, gas, mobiliario urbano de los parques, entre otros, son los elementos que a diario hurtan los delincuentes que tienen azotada esta zona de Bogotá y que según las autoridades, muchos de estos están asociados a este punto neurálgico en la ciudad.

"Aquí se está generando una situación de inseguridad con las redes de microtráfico, y con los consumidores. Uno se da cuenta que en ese sector, en la calle 3 con avenida 68 hacia el occidente, se presenta un flujo permanente entre habitantes de calle, expendedores, consumidores, y delincuentes en general, la situación de consumo ha llegado hasta el punto que los tipos raspan un muro de ladrillos como componente del bazuco, en las noches abiertamente exhiben armas y prestan una especie de servicio de vigilancia para determinar quién ingresa a la zona", explicaron los vigilantes de una construcción cercana.

Según la comunidad de estos barrios “Esa zona de reciclaje se convirtió en un problema de salubridad pues los vecinos no logran determinar si es un lugar autorizado o no para este tipo de labor porque se encuentra contra la ronda del canal, afectando visiblemente el entorno por la presencia de basuras que los mismos recicladores dejan tiradas tanto en la zona como en los barrios aledaños, allí se presenta la recolección y almacenamiento indebido de basuras. Lo peor es que esa cuadra queda entre tres conjuntos residenciales y afecta a miles de familias”.

Otra de las problemáticas del sector la viven los comerciantes quienes deben asumir una importante reducción en sus ventas "ese pedazo es sumamente peligroso en las noches, a nosotros nos ha afectado las ventas y nos ha perjudicado porque uno cuando sale lo primero que ve es un habitante de la calle consumiendo en cualquier esquina y cuando pasa la Policía corren a esconderse en esa cuadra”.

“Esa calle se está convirtiendo en un nuevo Bronx, todos los días entran y salen recicladores con sus carretas, delincuentes y habitantes de calle que, a mi modo de ver, llegan ahí con el pretexto del reciclaje a consumir droga o a vender los elementos robados" citó uno de los residentes.

A pesar de contar con la presencia de la Policía, cuando llegan por algún llamado, los delincuentes, habitantes de calle y carreteros buscan desplazarse por el caño para evitar las requisas, esta problemática desbordó la capacidad policiva, de ahí el llamado urgente que hacen todos sus habitantes para que las autoridades distritales tomen cartas en el asunto de todos los problemas que se están derivando de, cómo ellos lo han denominado, un nuevo mini bronx.